Descubre cómo activar semillas

By 31st marzo 2018Educación

Las semillas han ido poco a poco regresando a nuestra dieta, pero para que sus nutrientes sean aún más activos, las semillas deben ser activadas. Por eso hoy vamos a hablar del activado de semillas.

¿Qué es exactamente esto de activar las semillas? Se trata de dejar en remojo las semillas que vamos a utilizar. Deben sumergirse en agua filtrada durante unas horas. Lo ideal es dejarlas toda la noche. Así, mientras duermes, éstas se activan y al día siguiente puedes usarlas en tus recetas con normalidad. ¿Qué conseguimos con tener las semillas en remojo? Pues, básicamente, conseguimos que la semilla despierte. La semilla contiene una serie de antinutrientes, unas inhibidores enzimáticos que la protegen y están dentro de ella hasta que ésta comience su proceso evolutivo gracias al sol y al agua. Estos antinutrientes que son tóxicos naturales de defensa de la semilla (como el ácido fítico) pasarían a nuestro organismo provocándonos digestiones muy pesadas por la mayor dificultad para su absorción. Al dejar la semilla en remojo (siempre en un recipiente transparente de cristal) todos estos antinutrientes quedarían en el agua, dejando a la semilla libre y activándola. De esta forma nuestro organismo logra absorber directamente sus nutrientes buenos.

Para activarlas correctamente, como decíamos, debes cubrirlas de agua en un recipiente de cristal. El agua debe ser filtrada u osmotizada, también podría ser agua embotellada y añade un chorrito de vinagre de manzana puro. Déjalas reposar durante 8 horas más o menos, aunque cada semilla tiene su tiempo y verás como el agua mengua considerablemente. Después, lava bien la semilla para liberarla de los restos de antinutrientes. Desecha el agua del remojo.

En resumen, conseguiremos:

• Eliminar tóxicos naturales
• Neutralizar los inhibidores enzimáticos
• Activar los procesos enzimáticos
• Incrementar las cantidades de vitaminas (especialmente las del grupo B)
• Optimizar su posterior digestión
• Favorecer la absorción de sus proteínas
• Disfrutar de un sabor mas delicado

Recuerda que una vez hecho este proceso, la semilla está hidratada, es más suave y fácil de triturar. Pero si no te gusta así, puedes pasarla por la deshidratadora para que vuelva a su estado ‘seca’. Este paso es fundamental si queremos hacer leches vegetales con avena, almendras, soja, nueces, etc. Debemos limpiar el fruto de todas sus toxicidades primero.

¿Sabías que hay que activar las semillas? ¿Piensas hacerlo a partir de ahora?

Los chakras
Artículo siguiente
Secretos del Agua
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestro boletín para conocer todas las novedades de Secretos del Agua™ antes que nadie
SUSCRIBIRSE
close-link