Hogares con alta vibración de energía.

La energía es esa vibración poderosa que emana de personas o determinados espacios y que inmediatamente se comunica con nosotros.

Para entenderlo mejor, piensa en una estancia en la que en cuanto entras, percibes armonía, paz, luz, descanso, bienestar… Así debería ser la energía de nuestro hogar o la de nuestro centro de yoga, un bosque, un salón… Por lo general, las zonas con fuerte presencia de la naturaleza tienen una vibración energética alta, lo que se traduce en todos esos adjetivos positivos.

Pero un lugar nos comunica sus vibraciones en función de muchos elementos. Por lo general, la energía que nosotros mismos desprendemos deja una “huella”. Así, las conversaciones, las acciones que realizamos en ellas y un sin fin de cosas pueden transformar un espacio determinado en un lugar desagradable, en el que enseguida nos notamos cansados, asfixiados, sin energía, con dolor de cabeza o de mal humor. Estos son lugares con baja vibración energética. Lo mismo ocurre con las personas y, en menor medida, con los objetos.

La fuente con mayor vibración energética es la Tierra, por eso decíamos que los puntos geográficos en los que podemos encontrar la naturaleza en su estado puro, son lugares que transmiten paz y bienestar de inmediato. Un momento en contacto con esa energía telúrica y la nuestra propia se ve aumentada y cargada al instante. De ahí la importancia de estar siempre en contacto con la naturaleza en su expresión más primitiva.

Pero cuando hace tiempo que no nos beneficiamos de la energía la Tierra, debemos reconectar con ella y para ello durante nuestros minutos de meditación diarios podemos utilizar la técnica de ‘echar raíces’, sentirnos un árbol que cada vez que inspira y expira hunde sus raíces en la tierra profundizando más y más, para así poder beber su energía. Es un proceso de meditación y visualización en la que nos devuelve a nuestros orígenes y en un momento de gratitud a la Madre Tierra.

Si quieres aumentar la vibración energética de un espacio concreto, puedes seguir los siguientes pasos:

Decora con plantas y flores. Cómo hemos dicho, la naturaleza es una fuente inagotable de energía que aporta vida a cualquier espacio.
Los aromas elevan nuestro estado de ánimo. Utiliza vaporizadores, velas, inciensos, etc.
Limpia tu espacio energético. Hazlo cada cierto tiempo pero, sobre todo, tras un mal momento de tristeza, estrés, etc. Abre todas las ventanas y puertas (si puedes) y recorre las estancias con un palo de santo, moviendo su humo de los rincones hacia el exterior. Después decora con amatistas.
Cuida los detalles. Pequeñas cosas con carga positiva que nos hacen feliz, ayudan a formar dicho HOGAR.
Abraza el minimalismo. Sin que choque con el punto anterior, cuantas menos cosas haya, mejor fluirá la energía de tu casa.
Dedica tiempo y cariño a tu hogar. Llénalo de abrazos, de sonrisas, de juegos, que la paredes beban de las buenas vibraciones de la gente que habita entre ellas y viceversa.

¿Te atreverías a decirnos si tu hogar tiene alta vibración energética o quizá anda un poco descargado? Es un gran momento para aumentar su energía, ¿comenzamos?

Secretos del Agua
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestro boletín para conocer todas las novedades de Secretos del Agua™ antes que nadie
SUSCRIBIRSE
close-link