Que pasaría si no hubiera luna.

By 10th marzo 2018Educación

Nuestro querido planeta tierra tiene un inseparable compañero de viaje: la Luna. Un satélite que si bien no está con él desde el inicio (se formó 30 millones de años después), es de vital importancia en el desarrollo del mismo.

Y aquí ‘vital’ es la palabra clave, porque sin la luna y su archiconocido influjo, la Tierra no sería el planeta habitable y dador de vida (la nuestra) que es hoy en día.

La luna se desprendió del manto magnético de la Tierra, formada por magma en aquella época y de ahí viene el campo de atracción existente entre ellas y su fuerza gravitatoria de la que dependen algo tan importante como son las mareas.
La luna afecta a la actividad de los océanos y a las corrientes marinas, pero también a la corteza y la superficie de la Tierra, así como el clima. Su fuerza es muy importante para el calentamiento del planeta, para la energía y para el movimiento de las placas tectónicas.

Nuestro querido satélite ejerce un poco como de de protector del control y del equilibrio, así que si nos imaginásemos el hipotético caso de que la luna desapareciera, sería el caos el que reinaría en el planeta, eliminando todo equilibrio posible.

Por eso no es extraño que la Luna haya sido adorada a lo largo de la historia escondida en la figura de diferentes deidades, sobre todo en los pueblos costeros y marítimos. Como la diosa cartaginesa Tanit, deidad de la luna y la fertilidad, pues si el influjo de la luna está directamente relacionado con las mareas, también lo está con la mujer y su calendario fértil. Mejor seguir adorando nuestro querido satélite y que no falte nunca

Secretos del Agua
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestro boletín para conocer todas las novedades de Secretos del Agua™ antes que nadie
SUSCRIBIRSE
Al suscribirte aceptas los términos y condiciones de la página
close-link