¡Prepárate para el verano! Hasta un 10% de descuento y envíos GRATIS hasta el 22 de mayo

Face

Cómo saber qué tipo de piel tengo y cómo cuidarla

como saber qué tipo de piel tengo

Cuando empezamos a preocuparnos por el cuidado de nuestra piel comienzan a aparecer dudas sobre cómo deberíamos hacerlo. La hidratación es la base de una buena salud facial, pero antes de lanzarnos a ello debemos saber cuál es nuestro tipo de piel.

Las pieles suelen clasificarse en cinco tipos: seca, sensible, grasa, mixta y normal. Cada uno de estos tipos de piel necesita un cuidado especial dependiendo de sus necesidades y características. Desde Secretos del Agua queremos que tengas toda la información necesaria para elegir los mejores productos para la cara y conseguir así la rutina facial perfecta para ti.

Piel normal

Si tu piel está equilibrada y sin tiranteces después de lavarla, es una piel normal.

Las pieles normales son las más fáciles de tratar, aunque sigue siendo muy importante mantener la piel hidratada y libre agentes externos que puedan poner en riesgo su equilibrio.

Piel seca

Las pieles secas suelen ser tirantes, incluso a veces presentan zonas descamadas o extremadamente secas. Este tipo de piel necesita una rutina que incluya cremas con un gran poder hidratante y calmante. Si necesitas devolver a tu piel el agua que necesita, lo mejor sería utilizar tratamientos específicos para pieles secas que nutran en profundidad.

Piel sensible

Las pieles sensibles suelen venir acompañadas de irritación, rojeces e incluso picor. Necesitan un tratamiento específico para reducir las alteraciones y devolver a la piel su temperatura natural. La crema o tratamiento que vayamos a utilizar debe estar enfocada a calmar y relajar la piel y devolverla a su tono original. Cualquier crema o tratamiento de la línea sensitiva de Secretos del Agua son productos para pieles sensibles que actúan sobre los biomarcadores celulares responsables de la irritación.

Tipos de pieles

Piel grasa

Las pieles grasas son un poco más complicadas de clasificar. Es posible que, aunque tengas exceso de secreción sebácea, tu piel necesite nutrientes. O también que, al aplicar los productos, la piel se enrojezca y se irrite. Por eso es importante observar cómo reacciona tu piel cuando está totalmente limpia. Si una vez seca tu piel necesita hidratarse, aunque sea una piel grasa, lo mejor es comenzar con una crema Detox, una crema hidratante para piel grasa que depura y regula la secreción sebácea. Si por el contrario necesitas regular la secreción de grasa, pero también calmar tu piel, te recomendamos el Tratamiento Sensitivo Equilibrante dirigido a contrarrestar las pieles grasas sensibles. 

Piel Mixta

Las pieles mixtas se encuentran entre las pieles normales-secas y las pieles grasas. La manera de identificarlas es, una vez hecha la limpieza facial, observar si en la zona T aparecen brillos, pero en el resto de la cara la piel está mas seca. Es recomendable que este tipo de pieles, que también son las más comunes, sean tratadas con productos oil free.

Sean cuales sean las características de tu piel, lo más importante es utilizar el tratamiento que te ayude a equilibrarla y mantenerla hidratada. Observa bien sus peculiaridades y apórtale los cuidados que necesita.

Compartir vía Facebook Twitter