La importancia de la hidratación en verano

By 4th agosto 2018Educación

Beber agua es primordial durante todo el año, pero la hidratación en verano es tan importante como respirar. En épocas estivales, las temperaturas suben de tal manera que hacen que nos deshidratemos más fácilmente incluso entrando en situaciones peligrosas para los considerados población de riesgo como los niños, los ancianos, las embarazadas, etc.

Podemos sufrir golpes de calor inesperados, cansancio extremo, sequedad bucal, falta de concentración, fatiga y demás síntomas que se deben a una falta de hidratación en nuestro organismo. Nuestra ingesta habitual de agua, no es suficiente, sudamos más y refrigeramos nuestros órganos para combatir el calor por eso necesitamos más agua que de forma habitual.

¿Cómo podemos asegurarnos de que estamos suficientemente hidratados? Con estos 5 pasos es muy sencillo:

No esperes a tener sed. La sed es un síntoma de deshidratación. La botella de agua debe ser tu mejor amiga y debe acompañarte siempre de la mano. Bebe por inercia, no esperes a tener sed. A pequeños sorbitos. A veces, sentimos mucho calor o mucha sed e ingerimos de golpe grandes cantidades de agua helada y los resultados pueden ser nefastos para el organismo.
Ingerir entre 2 y 2,5 litros al día en forma de agua, té helado, frutas de verano con alto contenido en agua como las nectarinas, la sandia, las peritas de San Juan…
Cuida tu hidratación interior y exterior. El ambiente se seca y eso hace que nuestras mucosas nasales, nuestros ojos, nuestra piel… sufran. Hidratándote por dentro ayuda a mejorar esa sensación de sequedad, pero una ayuda externa también ayuda. Ten vaporizadores de agua o barreños con agua para humedecer el ambiente. ¿Has visto cómo se arrugan las plantas sin humedad ambiental? Pues a nosotros nos pasa lo mismo.
Pon un extra de atención si practicas actividades físicas. Hidrátate y consume bebidas que ayuden a regular el pH tras la actividad física, así como las sales minerales que se pierden en el sudor.
La dieta estival es muy importante para conservar el porcentaje de hidratación que tu cuerpo necesita. Aumenta la ingesta de lechuga, verduras, frutas, etc. El gazpacho es un gran ejemplo de comida que hidrata, regula el calor corporal, es muy completo en nutrientes, sano y ¡está riquísimo! Prueba sus variantes y atrévete, por ejemplo, con la sopa de melón.

Así que ya sabes, no olvides beber agua este verano e hidratar tu cuerpo y piel por fuera y por dentro.

Secretos del Agua
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestro boletín para conocer todas las novedades de Secretos del Agua™ antes que nadie
SUSCRIBIRSE
close-link