Transforma tu habitación en el lugar perfecto para dormir

By 12th agosto 2017Educación

Dormir bien es salud. Descansar durante la noche debería ser la norma pero no todo el mundo se levanta habiendo descansado y con energías renovadas. Por eso hoy queremos daros unos pequeños consejos para que procuréis mejorar la calidad de vuestras horas de sueño.

En este blog ya intentamos ofreceros ayuda con el insomnio tan común en verano y os planteamos empezar una rutina nocturna que os ayudará a mejorar vuestra calidad del sueño. Hoy queremos hablar de la habitación.

El lugar donde descansamos es muy importante. De la tranquilidad y armonía de nuestra habitación dependerá, en gran medida, nuestra salud. Por ello:

– Debes mantener una temperatura ambiente constante, no debería ser muy alta: entre 18 y 22 grados. El frío o el calor excesivo pueden provocar ‘microdespertares’ que alteran el ritmo normal del sueño.
Cuanto más oscura esté la habitación para dormir, mejor. La luz artificial, sobre todo, interfiere mucho en el sueño, haciéndolo más ligero, menos profundo y que las personas se despierten con más frecuencia.
La humedad debe mantenerse entre el 50% y 70%. Si vives en un lugar muy seco prueba a comprar un humificador para encenderlo antes de ir a dormir.
– Debes ventilar la habitación de forma diario. Con abrir las ventanas diez minutos cada mañana servirá y, ahora en verano, si el ruido exterior te lo permite dormir con ellas abiertas puede ser una perfecta opción.
– Las lámparas, los cables y los enchufes cercanos a la cama pueden crear campos electromagnéticos que alteran el sueño. Lo ideal es alejar estos aparatos de la cama y, si es posible, desconectarlos antes de acostarse.
– Lo ideal es que el colchón sea firme y cómodo. Lo suficiente como para invitarte a dormir largas horas en él pero suficientemente firme como para que no te duela la espalda al despertar.
– La almohada es fundamental para mantener la cabeza en posición natural mientras dormimos. Si se duerme sin ella, la nuca se inclina hacia atrás y las vértebras cervicales se oprimen excesivamente. Tampoco se debe dormir con una almohada demasiado gruesa ya que inclina la cabeza hacia delante y obliga a las vértebras a estirarse demasiado. Prueba varias y elige aquella que te resulte más cómoda.
– Mantén la habitación ordenada antes de acostarte. Aunque no seamos conscientes el caos tiende a desconcentrarnos y no nos permite conciliar el sueño. Elimina todo aquello que no sea imprescindible en tu lugar de descanso.

Con estos sencillos pasos seguro que te espera un sueño más reparador. Recuerda que dormir bien es un indicador principal de salud y que debes consultar con un especialista si tu insomnio o cansancio al despertar dura más de unas semanas. Descansar resulta fundamental para vivir felices y aprovechar cada segundo.

Secretos del Agua
NEWSLETTER
Suscríbete a nuestro boletín para conocer todas las novedades de Secretos del Agua™ antes que nadie
SUSCRIBIRSE
close-link